domingo, 26 de mayo de 2019  
Institución
Créditos
Aportes
Sistema Previsional
Sistema Asistencial
Inmuebles
Servicios
Contacto
Constanacia e informes





Novedades

La segunda parte de la entrevista al Presidente de la Caja Forense de Entre Ríos


 Fecha Publicación: 23/04/2019   | 10:11

En una extensa entrevista, el  Presidente de la Caja Forense de Entre Ríos, Dr Mario Cesar Bazzuri, repasó diversos temas de actualidad de nuestra institución, se refirió al futuro de la misma y dio su perspectiva respecto del Sistema Previsional Nacional

 

Compartimos la segunda parte del reportaje:

 

Ud sostiene que el sistema previsional nacional está quebrado…

Todos los sistemas previsionales se regulan en función de tres parámetros:

La adecuación, la sustentabilidad financiera y la integridad.

La adecuación es el porcentaje que representa el beneficio en relación al monto que percibía el afiliado en actividad.

Por ejemplo: Un empleado del sistema privado aporta el 11 % de su salario y recibe una jubilación que puede llegar en las categorías más bajas al 55 % del salario en actividad y en las más altas recibe un porcentaje decreciente.

Eso significa que, en el mejor de los casos, por cada peso que el trabajador aporta al sistema, (más $1,20  que aporta su empleador) recibirá $ 5 al jubilarse.

Aunque en un reciente informe de una consultora internacional, al que cualquiera puede acceder  “googleando” “informe Mercer 2017”, nuestro país aparece con una tasa de adecuación del 42,7 %..., lo que baja la relación a 4:1.

Los empleados de nuestra provincia aportan 16% de su salario y reciben el 82 % al jubilarse. Eso da una relación de $:5,125 de jubilación por cada $1 que aporta el empleado.

Hay que tener en cuenta que, tanto en el caso del empleado de la actividad privada como los empleados del sistema público, hay una “contribución” del “empleador” que es otro 16 % del salario tanto para la actividad privada como en la provincia.

Esa “contribución patronal” en realidad es un costo que paga toda la sociedad para sostener el sistema previsional, porque el empleador “privado” lo incorpora al precio del producto como un “costo” y el Estado lo “carga” al impuesto.

 

¿En Caja Forense cuál es la relación?

Hagamos cuentas: A partir de enero de 2019 la jubilación mínima mensual en nuestra Caja es de $: 15.800 y el módulo de aporte “JUS” vale $:530.

De tal forma, un jubilado de Caja Forense que cumple con los 35 años de aportes que exige la ley 9005, cobrará como mínimo $205.400 al año.

Por su parte, un afiliado de la categoría “D”, que es la más alta prevista en la Ley 9005, deberá aportar obligatoriamente en el mismo período un total de 78 JUS o sea $41.340.

Si dividimos  el total que percibe el jubilado ($:205.400) por el total de aportes del afiliado al cabo de un año, nos da una relación de $:4,97 por cada $1 peso de aporte…

Pero debo destacar que ese resultado, apenas por debajo del 82 % móvil que fija el sistema provincial, se obtiene exclusivamente con el aporte del profesional porque los abogados de Entre Ríos no tenemos ninguna “contribución patronal” que mejore nuestro beneficio como sí lo tienen las cajas profesionales de abogados de otras provincias y otras cajas profesionales de Entre Ríos.

En síntesis, la “tasa de sustitución” que brinda nuestra Caja es muy buena y el monto del beneficio mantiene una excelente relación con el aporte.

 

¿Qué significa la “sustentabilidad financiera” de los sistemas?

En el “informe Mercer 2017” que menciono, el sistema previsional argentino (SIPA) aparece último en el ranking de sustentabilidad entre treinta (30) sistemas previsionales del mundo que cubren el 60 % de la población mundial.

Tenga en cuenta que, actualmente, el 60 % de los beneficios que paga ANSeS proviene de impuestos (que pagamos todos) pues sólo el 40 % son recursos genuinos… …y no hay miras que ese déficit crónico pueda corregirse en el futuro.

Por eso, nuestra Caja Forense privilegia la formación de reservas con las rentabilidades que obtiene para garantizar el pago de los beneficios a los actuales jubilados y, lo que es más importante, alcanzar un horizonte de “sustentabilidad” para los jóvenes que integrarán las futuras generaciones de jubilados…

 

Hoy está instalado en la temática previsional hablar del “envejecimiento poblacional”. ¿Qué repercusión tienen estos cambios demográficos en Caja Forense?

Es común hablar de “pirámide poblacional” cuando se analiza la composición de un grupo social considerando las edades de sus integrantes.

Se denomina “pirámide” porque en la base – más ancha – se registran la cantidad de individuos de menor edad y en forma progresiva los de mayor edad hasta llegar a un vértice.

Si analizamos la “población” que integran los afiliados a Caja Forense, veremos que al día de hoy adopta la forma de un “ánfora”, con la parte superior ensanchada por la mayor edad de los beneficiarios, la parte central mucho más ancha porque allí se ubica el grueso de los afiliados y con una base que se angosta porque el ingreso de nuevos afiliados se “ralentiza” en forma progresiva.

Analizando la evolución que ha tenido la “pirámide poblacional” de nuestra Caja y la dinámica de las afiliaciones, puede concluirse que, a medida que los afiliados cumplan los 35 años de aportes, nuestra Caja deberá afrontar el pago de un número cada vez mayor de beneficios, sea por jubilaciones o pensiones”.

 

¿Qué influencia tiene esta situación en la estructura financiera de Caja Forense?

Estamos abocados a mantener el flujo de ingresos que nos permita afrontar el pago de los beneficios y los gastos del sistema con lo recaudado por aportes obligatorios, y destinar el superávit operativo a la integración de las reservas futuras que se acumulan con los rendimientos de las inversiones.

 

¿Qué consenso tienen las medidas que se adoptan en pos de lograr ese equilibrio?

Es muy difícil dar satisfacción a los intereses de los afiliados y beneficiarios.

Los beneficiarios reclaman sistemáticamente al Directorio que se mejore su ingreso y proponen que se afecten las reservas de fondos o los rendimientos de las inversiones, pero consideramos que acceder a ese planteo pondría en riesgo la “sustentabilidad” del sistema.

Del mismo modo, el afiliado en actividad reclama que se “congele” el valor del JUS, que se reduzcan los aportes obligatorios, que se financien las deudas de aportes sin cobrar intereses, que se otorguen créditos a tasas “blandas”, etc, etc.

¿Qué responden a esos planteos?

Que como premisa fundacional, los sucesivos Directorios que les  ha correspondido dirigir los destinos de nuestra Caja, han asumido el compromiso de no defraudar las expectativas de los afiliados que nos confían sus ahorros y esforzarnos para que los beneficios y las obligaciones se distribuyan de forma equitativa entre las diferentes generaciones de afiliados.

 


Fuente:CF)
Diseño sitios WEB
Copyright ©2019 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados